Novedades

03/10/2020

Un hombre demandó a sus padres para que lo mantengan de por vida porque son “muy ricos” y lo hicieron dependiente

Un hombre de 41 años, oriundo de Londres, Inglaterra, protagonizó un caso que para la Justicia del Reino Unido es considerado "sin precedentes": demandó a sus padres para reclamarles sustento económico de por vida ya que, argumentó, ellos lo habían hecho muy dependiente.

Los abogados del demandante señalaron que el juez tenía la potestad para ordenar a los padres de su cliente que continuaran brindándole su apoyo financiero. Se basaron en las leyes relacionadas con el matrimonio y los hijos. Pero el magistrado no opinó lo mismo.

"Este es un caso muy inusual. De hecho, que yo sepa, y los abogados con mucha experiencia que comparecieron ante mí no lo disputan, el caso no tiene precedentes", manifestó el juez James Munby en su fallo.

El abogado del hombre, Tim Amos, dijo que sus padres son "muy ricos" y que podrían pagar cómodamente cualquier manutención que la corte pudiera razonablemente ordenar. También aseguró que han "nutrido su dependencia" hacia ellos durante los últimos 20 años.

El apoyo económico de sus padres consistió, entre otras cosas, en dejarlo vivir en un elegante loft en el centro de Londres que es de su propiedad (de los padres), y hasta hace poco le pagaban las facturas de los servicios de la vivienda, según lo que publica el medio británico BBC.

El nombre del demandante no trascendió a la prensa. Se supo, sí, que es una persona que en los últimos años sufrió alteraciones mentales. Sir James dijo que tiene "varias dificultades y discapacidades de salud mental" y que ha estado desempleado desde 2011. También, que él vive en Londres y sus padres en Dubai.

Sin embargo, también se conoció que inició su demanda a pasar de ostentar un título en historia moderna, ser abogado calificado y tener una maestría en impuestos.

El fallo del juez de la Corte Suprema inglesa fue contudente: desestimó el caso y ordenó al demandante que pague a sus progenitores la suma de 77.000 dólares para cubrir las costas legales. Dijo que la ley era clara en cuanto a que un hijo adulto "no debería poder llevar a sus padres a los tribunales para obtener financiación".

El magistrado señaló que, por motivos legales, el tribunal no tenía jurisdicción para otorgar los reclamos de manutención paternal ni por la ley de causas matrimoniales, ni por la ley de menores ni por las leyes de derechos humanos.

Y como si fuese poco, el juez Munby le denegó el permiso para apelar.